Cómo hacer pestiños andaluces

¿Te gustan los pestiños? ¿Sabes cómo preparar pestiños caseros?

Hay diferentes formas de preparar pestiños caseros. Podemos seguimos la receta tradicional andaluza para hacer nuestros pestiños y culminar nuestro plato añadiendo miel o azúcar, según el gusto.

Receta de pestiños: origen

La receta de pestiños de Andalucía tiene orígenes moriscos. Andalucía, conocida hace siglos como Al Ándalus, tiene una gran influencia musulmana. Esta herencia se ve tanto en algunas palabras heredadas como en la gastronomía, con platos y recetas tradicionales como la de los pestiños.

Los pestiños son un dulce típico sobre todo en Navidad y son tan versátiles que pueden confeccionarse de diferente tamaño. Además, como ya hemos dicho antes, pueden complementarse con un toque de miel o simplemente con azúcar.

Ingredientes para hacer pestiños

Las cantidades dependerán del número de pestiños que queramos hacer y del tamaño de los mismos. Por supuesto, cuantas más veces los prepares, mejor ajustarás las cantidades, dado que irás cogiendo el punto exacto que quieres para tus pestiños.

De esta manera, para preparar la receta de pestiños típica de Andalucía vas a necesitar los siguientes ingredientes:

  • Harina de trigo
  • Aceite de oliva virgen extra para la masa
  • Cáscara de limón para aromatizar el aceite
  • Semillas de anís o matalahúva al gusto
  • Vino blanco
  • Aceite de oliva virgen extra abundante para freír los pestiños
  • Miel para bañarlos o Azúcar para espolvorearlos, según la opción elegida

Cómo hacer pestiños andaluces

En primer lugar, hay que subrayar que sacar adelante la elaboración de un dulce navideño como los pestiños no tiene mucha dificultad.

Eso sí, la experiencia te permitirá jugar con el tamaño y se notará, por supuesto, en su sabor y textura. Así que si es tu primera vez, no te desesperes.

Paso 1: Caliente el aceite con una cáscara de limón

Vierte aceite en una sartén con un trozo de cáscara de limón dentro. Vamos a calentar hasta que el aceite esté caliente y la cáscara de limón dorada. Tras esto, añadiremos las semillas de anís o matalahúva. Posteriormente, apagamos el fuego para dejar que el aceite se enfríe a temperatura ambiente.

Paso 2: harina y vino

En un recipiente adecuado, vamos a depositar la harina. Mezclaremos ésta con el aceite que hemos preparado anteriormente, una vez que esté frío, y le añadimos vino blanco.

Tenemos que amasar mezclando bien hasta obtener una masa fina que se desprenda de las paredes del recipiente. Cuanto haya alcanzado el punto óptimo, dejaremos que repose aproximadamente unos 30 minutos cubierta con un paño.

Paso 3: Extender y cortar la masa

Ya falta menos. Ahora toca, en una superficie lisa y limpia, extender la masa con el rodillo hasta conseguir el grosor adecuado. Puede servirnos como referencia el canto de una moneda, es decir, escasos milímetros.

Conseguido lo mencionado justo arriba, vamos a cortar la masa en tiras para formar cuadrados de unos 4-5 centímetros de diámetro.

Paso 4: Dar forma al pestiño

Una vez que tenemos ya preparados nuestros ingredientes, llega el turno de mostrar nuestra destreza. No importa si no tienes mucha destreza con las manos, aunque siempre ayuda si se te dan bien las manualidades.

El proceso es relativamente sencillo: dobla las puntas de la masa cuadrada hacia dentro y pégalas con un poco de agua. Luego toca dejar reposar una media hora antes de freír lo que será nuestro pestiño.

Paso 5: Freír y cubrir con miel o azúcar

El paso siguiente es freír nuestros pestiños con abundante aceite. Tenemos que buscar que se doren de forma homogénea, para que luego la textura sea la correcta.

Una vez fritos, intentamos eliminar el aceite sobrante colocándolos sobre papel de cocina en un plato. Conseguido esto, toca espolvorear los pestiños con azúcar o bien cubrirlos con miel, que previamente habremos mezclado con agua calentada al fuego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡El contenido está protegido!