Andalucía es la tercera autonomía donde más ha crecido el empleo autónomo en el último año

Hace unas semanas, el Adecco Group Institute, el centro de estudios y divulgación del Grupo Adecco, presentó la primera parte de su II Monitor Anual Adecco de Ocupación: un detallado análisis de la evolución del empleo según la ocupación en España[1], centrado en los rasgos demográficos de los nuevos ocupados.

En esta segunda entrega del VII Monitor Anual Adecco de Ocupación, se analizará el perfil socioeconómico de los nuevos ocupados[2]: qué sectores han acaparado la creación de más puestos de trabajo y qué tipo de empleo se ha creado (por cuenta ajena o propia) y si la contratación está siendo temporal o indefinida. En el presente análisis nos centramos en el caso andaluz.

Como ya se vio hace unos días, el número de ocupados en Andalucía alcanza actualmente los 3,1 millones. En los últimos doce meses, el número de ocupados en nuestra comunidad ha aumentado en 68.200 personas, lo que supone un incremento interanual de un 2,2%. Con este, suman 23 los trimestres consecutivos con incremento interanual del empleo en la autonomía, hecho que no se registraba desde marzo de 2008. 

Así se ha distribuido la creación de empleo en Andalucía, según las variables socioeconómicas: sector, empleo asalariado o por cuenta propia, y tipo de contratación (indefinida o temporal).

Empleo según situación profesional

Si separamos los empleos en dos grandes categorías, asalariados y no asalariados, se aprecia que el empleo por cuenta propia ha crecido con mayor fuerza en el último año en la comunidad andaluza. En efecto, el número de asalariados ha tenido un incremento interanual de un 2,1% (51.600 personas), al mismo tiempo que el de no asalariados lo ha tenido de un 3,6% (18.400 posiciones más). Es una dinámica distinta a la vivida a nivel nacional donde ha caído el empleo por cuenta propia (-0,3%) mientras crecía el de los asalariados (+2,2%).

Sin embargo, dentro de los no asalariados hay diferencias: mientras ha bajado el número de empleadores andaluces (caída interanual de 6.900 personas; -4%), se ha incrementado la cantidad de autónomos (no tienen personal a cargo; aumento de 24.700 personas, con una subida interanual de un 7,4%, la tercera más amplia entre todas las autonomías) y la cantidad de Otros (miembros de cooperativas y personas que ayudan en el negocio familiar sin remuneración; 600 personas más, equivalente a un aumento de un 4,3%).

También en la media española el grupo de empleadores ha caído (-1,4%) y el de autónomos ha crecido (+0,4%) aunque con mucha menos intensidad. La diferencia también está en que a nivel nacional el número de ocupados por cuenta propia de la categoría Otros ha bajado (-3,6%).

Entre los asalariados andaluces, todo el empleo se ha originado en el sector privado, que ha aumentado la contratación un 3,4% interanual (64.700 personas). En el sector público, en cambio, el número de asalariados se ha reducido un 2,2% (13.000 personas menos). El aumento del empleo asalariado privado es mayor a la media nacional (+2,2%), pero Andalucía se diferencia porque en el total de España el empleo público ha crecido (+1,9%).

Además de Andalucía, solo otras seis autonomías exhiben un aumento simultáneo en el número de asalariados y no asalariados: Aragón, Extremadura, la Comunidad de Madrid, la Región de Murcia, Navarra y el País Vasco.

En seis autonomías, al igual que en el total de España, se ha registrado un aumento en el número de asalariados junto con una caída en el colectivo de no asalariados: Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia. Por su parte, Asturias, Baleares y Canarias se distinguen por ser las únicas autonomías donde se ha reducido simultáneamente el número de asalariados y el de no asalariados. La Rioja, por su parte, es la única que presenta una caída en el empleo asalariado que ha sido más que compensada por la expansión en el colectivo de trabajadores por cuenta propia.

Desde el punto de vista de la situación profesional, tenemos que los 3,1 millones de ocupados andaluces se corresponden con 2,6 millones de asalariados y 535.200 no asalariados. A su vez, los trabajadores por cuenta ajena se dividen en 2 millones de asalariados en el sector privado y 571.100 en el sector público. Por su parte, los no asalariados pueden desagregarse en 356.600 autónomos, 163.900 empleadores y 14.700 personas en otras situaciones.

El peso del empleo asalariado dentro de la ocupación total en Andalucía es ahora de un 82,7%, casi 2 puntos porcentuales más bajo que la media nacional (84,5%). En comparación con los datos de 2008, el peso de los asalariados se ha incrementado 1 p.p., cosa que se ha compensado con una caída equivalente en la participación del empleo no asalariado.

Sin embargo, eso esconde el aumento de la participación del empleo público, cuyo peso es ahora 1,7 puntos porcentuales mayor que en 2008, mientras que el empleo asalariado privado ha perdido 0,7 p.p.

Empleo asalariado fijo y temporal

Otro ángulo desde el que se puede analizar la evolución del empleo asalariado es según sea la duración de su contrato: indefinida o temporal.

Un 22% de los empleos asalariados creados en los últimos doce meses en Andalucía (y un 17% del total de nuevos puestos de trabajo) ha sido de carácter temporal. En efecto, la contratación de 51.600 asalariados se desagrega en la incorporación de 40.000 personas con un contrato indefinido (+2,5%) y otras 11.500 con un vínculo temporal (+1,3%). Esta es una dinámica diferente a la del conjunto nacional, donde todo el empleo asalariado creado ha sido fijo (+3,3%), pues el número de asalariados temporales se ha reducido (-0,7%).

Andalucía es una de las siete comunidades en las que se ha registrado un alza simultánea de la contratación indefinida y de la temporal. Las otras son Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Galicia, la Comunidad de Madrid y la Región de Murcia.

Los casi 2,6 millones de asalariados que hay en Andalucía en la actualidad se pueden descomponer en 1,66 millones de asalariados con contratos indefinidos y 900.500 con contratación temporal. Es decir que un 35,1% de los asalariados andaluces es temporal (tasa de temporalidad), una proporción que resulta tres décimas más baja que hace un año, pero que continúa como la segunda más elevada del país.

Pese a todo, la tasa de temporalidad andaluza es ahora 4,9 puntos porcentuales inferior a la de 2008, cuando alcanzaba al 40%.  

La ocupación andaluza por sector económico

Si clasificamos el empleo en 11 ramas de actividad (Agricultura, Agua y Energía, Manufacturas, Construcción y siete ramas de Servicios), vemos que tres de ellas concentran 2 de cada 3 empleos en Andalucía. Ellas son Comercio y Hostelería (32,7% del empleo total), Administraciones Públicas y servicios sociales (23,3%) y Actividades profesionales (9,7%).

La concentración del empleo andaluz es similar a la de todo el país, cuyas tres principales ramas ocupan al 64,6% del total. A nivel nacional las dos principales ramas son también Comercio y Hostelería (29,9%) y AA.PP. y servicios sociales (21,9%), pero el tercer lugar corresponde a las Manufacturas (12,8%).

De la comparación con las demás autonomías, surge que Andalucía es la cuarta con mayor peso de Comercio y Hostelería en el empleo. Por delante se sitúan Canarias (46,4%), Baleares (42,7%) y la Comunidad Valenciana (33,7%). Andalucía también se coloca en cuarto lugar en Agricultura, ganadería y pesca (con un 6,6% del empleo de la comunidad), donde las posiciones son encabezadas por Extremadura (12,8%), Murcia (11,7%) y Castilla y León (6,8%).

Por la relativamente escasa importancia que tienen en la ocupación andaluza destaca el caso de las Manufacturas, donde Andalucía exhibe la cuarta menor proporción. Las Manufacturas aportan el 8,3% de los empleos en Andalucía, 4,5 p.p. por debajo de la media nacional (12,8%) y por encima solo de Canarias (3,6%), Baleares (5%) y Madrid (7,8%).

En Andalucía, seis de las once ramas de actividad que existen han incrementado su ocupación a lo largo de los últimos doce meses (un año atrás se creaba empleo en ocho de ellas), en tanto que en las restantes cinco se ha producido un descenso del empleo. Los mayores incrementos se han producido en Manufacturas (+8,1%, equivalente a 19.200 empleos), Agua y energía (+7,6%; 2.700 plazas) y Construcción (+7,3%; 14.200 contrataciones).

Entre las cinco ramas de actividad cuyo nivel de empleo ha caído, el peor resultado es el de Actividades inmobiliarias, con una caída interanual de un 13,8%, que equivale a la pérdida de 3.400 puestos de trabajo (justo un año atrás era la rama que más crecía interanualmente en Andalucía, un 59,7%).

Comparando el número de ocupados de septiembre último de cada rama de actividad con el del mismo mes de 2008, se advierte que en Andalucía hay siete con un incremento del empleo a lo largo de esos once años. Son Agua y Energía (+29,4%), Actividades profesionales (+18,6%), AA.PP. y servicios sociales (+13,8%), Actividades Inmobiliarias (+11,6%), Agricultura y ganadería (+7,9%), Información y comunicaciones (+7,7%) y Comercio y hostelería (+3,8%).

Es decir que si Andalucía aún no recuperado el nivel de empleo que había al inicio de la crisis es porque las caídas de las restantes cuatro ramas más que compensan la mayor ocupación de las ramas recién mencionadas. Las que sufren la mayor contracción del empleo desde 2008 hasta aquí son la Construcción (-49%), Finanzas y seguros (-15,8%) y las Manufacturas (-8,3%).

La diferente evolución en el empleo ha significado un cambio en la composición de la ocupación andaluza por ramas de actividad. En esencia, la Construcción y las Manufacturas han perdido una participación (6,3 y 0,6 puntos porcentuales, respectivamente) que ha sido ocupada por AA.PP. y servicios sociales, Actividades profesionales y Comercio y Hostelería (que han ganado 3,1 p.p., 1,7 p.p. y 1,7 p.p., respectivamente).


[1] Para descargarlo, pinche aquí: https://www.adeccogroup.es/wp-content/uploads/2019/12/NdP-VII-Monitor-Adecco-de-Ocupaci%C3%B3n.-Perfil-demogr%C3%A1fico.pdf

[2] Toma como referencia los datos de la Encuesta de Población Activa (última entrega disponible al tercer trimestre de 2019).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *